Instrucciones

En 8 simples pasos conseguiremos colocar el vinilo sobre cristales como escaparates, ventanas, etc.

Pero antes...

¿Qué vamos a necesitar?

  • Pulverizador con agua y jabón
  • Cinta de carrocero
  • Espátula, tarjeta plástica o similar
  • Papel de cocina
  • Alcohol de 96º

Una vez se tengan todos los materiales, podemos comenzar...

  1. Limpiar: La superficie donde se vaya a adherir el vinilo debe de estar completamente limpia, por lo que procederemos con el alcohol y el papel.
  2. Medir: Mide la zona donde va a quedar el vinilo y márcala con la cinta de carrocero, de esa forma tendrás una guía recta donde colocarlo.
  3. Pulverizar: Pulveriza la zona con la mezcla de agua y jabón.
  4. Colocar y despegar: Coloca el vinilo en el cristal a contra cara (de manera que la cara del vinilo este pegada al cristal y el papel  hacia fuera). Una vez colocado, despega de la punta superior del papel y retíralo lentamente en diagonal hasta quitar por completo el papel.
  5. Pulverizar: Ahora, el adhesivo está por fuera, así que debes de tener cuidado para que no se doble y se pegue. Pulveriza bastante la parte adhesiva del vinilo para así facilitar la manipulación del mismo.
  6. Dar la vuelta: Dale la vuelta cuidadosamente cogiéndolo de las esquinas superiores. En el caso de que tu vinilo sea muy grande es recomendable que pidas ayuda para este paso.
  7. Colocar: Una vez ya tengas el vinilo con la parte adhesiva en el cristal, colócalo en el sitio que marcaste previamente con la cinta. Ajústalo deslizando con suavidad hasta que el vinilo esté ubicado donde lo deseas.
  8. Adherir: Con ayuda de la espátula retira el agua desde el centro hacia fuera, presionando para no dejar ningún resto de agua. Cuando termines seca toda la zona. Si el vinilo está impreso hay que tener cuidado de que la espátula no arañe la impresión.